Camino‎ > ‎

Rabanal: Hito espiritual en el Camino

    
La fundación del Monasterio de Monte Irago en Rabanal del Camino, ha hecho de este lugar uno de los centros de acogida cristiana más característicos del Camino de Santiago.

    Este pueblo, situado al pie del Monte Irago, ofrece un alto estratégico a los peregrinos. Existen cuatro refugios, además de diversos establecimientos hosteleros y tiendas, que ofrecen una variada y cuidada hospitalidad. Son muchos quienes programan su peregrinación incluyendo una parada en Rabanal.

    
Pero su peculiaridad viene dada por la actividad pastoral que el Monasterio desarrolla con los peregrinos. La Iglesia Católica se hace así, presente, para ayudar a cuantos caminan por la Ruta a descubrir en Cristo la meta última de todo itinerario humano.

    
Monjes y peregrinos nos sabemos en camino, no ya hacia un lugar, sino al encuentro con Aquél que desde siempre nos está esperando. Así nos lo sugiere san Anselmo: Oh hombre, lleno de miseria y debilidad. Sal un momento de tus preocupaciones habituales; ensimísmate un instante, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja lejos de ti las preocupaciones agobiadoras, aparta de ti tus trabajosas inquietudes. Busca a Dios un momento; descansa, si quiera, un instante en su seno. Entra en el santuario de tu alma. Apártate de todo, excepto de Dios y de lo que puede ayudarte a alcanzarle. Búscale en el silencio de tu soledad.

    
Esto es lo que compartimos monjes y peregrinos: la búsqueda, en Cristo, de Dios nuestro Padre, por medio del Espíritu Santo; la ascensión espiritual hacia la Jerusalén celestial.

    
Para ello, nos hemos valido de dos elementos básicos de la tradición monástica: la oración y la hospitalidad.

Comments