Monasterio‎ > ‎Rincones‎ > ‎

El Refectorio

    
Es el lugar donde comen los monjes. Durante la comida, reina el silencio. Como dice san Benito, en la mesa de los hermanos nunca debe faltar la lectura… Reinará allí un silencio absoluto, de modo que no se perciba rumor alguno ni otra voz que no sea la del lector. Para ello, sírvanse los monjes mutuamente las cosas que necesiten para comer y beber, de suerte que nadie precise pedir cosa alguna.

    Nuestro refectorio está dispuesto en la forma tradicional junto al claustro, que se puede obse
rvar a través de un ventanal que lo ilumina.

    No faltan
nunca huéspedes y peregrinos, como quiere san Benito, en la mesa de los hermanos. Tal vez sea un poco chocante en nuestros tiempos comer en silencio; sin embargo, es una de las experiencias más impactantes que viven nuestros invitados.

    Son los propios monjes quienes se ocupan de preparar y servir los alimentos que, cada día, reciben de la bondad y misericordia de Dios, nuestro Padre.

Comments