Novedades‎ > ‎Noticias 2010‎ > ‎

Cambio de Comunidad




Buen Camino... 

Una expresión común en el ámbito del Camino de Santiago, aun para aquéllos que desconocen el idioma español, es la de
Buen Camino. No simplemente es un deseo genérico para cada jornada, sino que también una fórmula de despedida. 

Hoy nos toca decir
Buen Camino: los monjes que durante los últimos años hemos formado la comunidad de San Salvador del Monte Irago, hemos recibido nuevos destinos dentro de nuestra Abadía y Congregación de Santa Otilia. El Padre José Carlos ha quedado destinado a la fundación que hicimos el año pasado en la isla de Cuba: el Monasterio de la Epifanía. Por su parte, el Padre Juan Antonio cesa en el cargo de Superior de la comunidad, y se integra en la Abadía de Santa Otilia. 

El nuevo Superior de la Comunidad será otro de los monjes que estuvo presente en la fundación del Monasterio, el Padre Javier Aparicio, quien vendrá acompañado de un grupo de dos o tres monjes alemanes. 

Los monjes, como los peregrinos, debemos seguir el camino de la obediencia, y asumir con ilusión los nuevos destinos que se nos han encomendado. Por otra parte, os deseamos a todos nuestros lectores, amigos y benefactores, lo mejor en el camino de vuestras vidas. Y, por último, esperamos que los nuevos miembros de la comunidad de San Salvador del Monte Irago tengan un buen camino en la vida monástica y en el servicio misionero a los peregrinos. 

Para los monjes que nos marchamos, ha constituido una inmensa alegría haber formado parte de esta fundación, al borde del Camino de Santiago. Han sido años de intenso trabajo, de enriquecedores encuentros con tantos miles de peregrinos, y de crecimiento espiritual en la vida monástica.

Que en todo sea Jesucristo, el santo Salvador de los hombres, glorificado, para gloria de Dios nuestro Padre, en el Espíritu del Amor: Trinidad única, verdadero Dios. Amén.