Ermita del Bendito Cristo

    
Se edificó esta Ermita en el siglo XVIII, a expensas de Santiago de Castro y Ana Ferrer. Eran los tiempos de la arriería, el floreciente negocio del siglo XVIII que proporcionó un momento de esplendor y riqueza no sólo a Rabanal, sino a toda la comarca.

    El edificio es de planta de cruz latina, cubierta con bóveda de cañón y cúpula de media naranja sobre el crucero.

    
El gran tesoro de la Ermita, que concita la devoción de la comarca, es la magnífica talla del Bendito Cristo, esculpida en el siglo XVII.

    El valor de dicha imagen del Señor  no procede principalmente de su calidad artística, sino de concitar la devoción de los vecinos del lugar, a causa de los hechos prodigiosos que se narran sobre él. Diversos exvotos, conservados en la sacristía del templo, narran dichas milagrosas intervenciones. Todavía hoy, el Bendito Cristo es una fuente de emocionado fervor cristiano, para los muchos que se encomiendan a su poderosa intercesión.


    
Se celebra con solemnidad en esta Ermita la Exaltación de la Santa Cruz, el día 14 de septiembre. Existe la tradición de ofrecer un Ramo: se trata de la presentación festiva de varios cirios, mientras la familia entona un canto de acción de gracias por los beneficios recibidos del Bendito Cristo.



Comments